Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2014

Las obras de Canalejas, avanzan inexorablemente

Buenos y calurosos días desde mi Madrid del alma :)
La web de la Aemet señala que andamos por los 26,1º, solo hay un 40% de humedad y brisilla leve a 2 km/h. Se hace necesario ya el uso del ventilador (esto no lo dice la Aemet, lo digo yo). Para hoy se espera que el mercurio alcance los 36º. Se aconseja no agobiarse por el calor y tomárselo con paciencia pues ya dice el refrán que “julio caliente, quema al más valiente”.
La puesta de Sol será a las 21:33 horas y la Luna, en cuarto creciente, está al 14,23% de luminosidad.
A pesar de que dije que dejaría los resúmenes de prensa aparcados por exceso de trabajo, lo cierto es que este mes de julio viene tan cargado de noticias que no me puedo resistir a comentar algunas de ellas. Así que comenzamos sin más dilación este resumen de prensa del último día de julio:
A pesar de que el TC declarara inconstitucionales 8 artículos de la nueva Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, las obras en los edificios Canalejas avanzan con el p…

La Universidad de Navarra aterriza en la Quinta Torre Arias

Finalmente, nuestra querida y nunca bien ponderada alcaldesa se ha salido con la suya: el pleno de ayer aprobó con los votos a favor del PP y el rechazo de la oposición, el Plan Especial para la ordenación de la Finca Torre Arias, que en román paladino quiere decir que se lo adjudica a la Universidad de Navarra quien lo había solicitado para su sede a cambio de correr con los gastos de rehabilitación de los edificios protegidos -para uso privado educativo y de investigación- así como de los jardines y abrirlos al público.
Al norte de la finca se construirá un aparcamiento con 106 plazas en superficie y otra planta subterránea.
La última voluntad de Tatiana Pérez de Guzmán, condesa de Torre Arias solo se va a cumplir en parte: abrir los jardines al público. El resto, será de uso privado.
http://www.elmundo.es/madrid/2014/07/30/53d8ba93268e3e7b738b4571.html

El precio del capricho de Ana Botella

En tiempos pretéritos, cuando José Mª Álvarez del Manzano fue alcalde de Madrid, la concejalía de Asuntos Sociales se hallaba en la Gran Vía de San Francisco, en el edificio del desaparecido ICONA. El regidor tenía en mente trasladar el organismo al palacio de la duquesa de Sueca, previa rehabilitación del mismo. El proyecto no se llevó a cabo como todos sabemos y este noble edificio fue declarado en ruina por desidia municipal. Pero este es otro tema.
Cuando el señor Ruiz-Gallardón tomó el relevo en el Ayuntamiento, nombró a Ana Botella concejala de Asuntos Sociales y hete aquí que a ella el edificio de ICONA no le gustó, eso de tener que currar en los aledaños de la Puerta de Toledo, teniendo por vecinos a la Iglesia de la Paloma, el Parque de Bomberos de ronda de Segovia y el entonces, Mercado de anticuarios Puerta de Toledo. Así que, la chica “lista”, decidió instalarse en la calle Lista, o sea, en José Ortega y Gasset, en un flamante edificio del selecto barrio de Salamanca por u…

Nuevo ejemplar de La Gatera de la Villa

Tenemos el placer de presentarte un nuevo número de la revista digital "La Gatera de la Villa". Puedes descargarlo enLa Gatera de la Villa nº 18 Contenido de este número: Editorial nº 18. La Nacional VI, escenario de poderLa ciudad decadente de los últimos Habsburgo, por Juan Pedro Esteve GarcíaEl canal bajo del Canal de Isabel II (y sus acueductos por el parque de Rodríguez Sahagún). Coordinadora Salvemos La Dehesa De La VillaGlosario arquitectónico madrileño. Escocia. Por Julio Real González y Mario Sánchez CacheroLaurel de la plaza de Cibeles, por José María García VallesPinceladas del reinado de Isabel II en Madrid, de Juan Pedro Esteve GarcíaLa Casa del Pastor (Otro recuerdo histórico que borra nuestra Administración), por Emilio Guerra ChavarinoEl puente de Toledo, por Vicente RegúlezCuento Primero: Miriam la Cruzada, de Adriana Sánchez GarcésEl puente de Enrique de la Mata Gorostizaga. Juan Pedro Esteve GarcíaLas cuevas de la Montaña del Príncipe Pío. Por Alfonso Mart…

El Madrid desaparecido