Ir al contenido principal

LA POSADA DEL PEINE


¡Qué nombre tan bonito! Se estableció en la antigua calle del Vicario Viejo (hoy Marqués Viudo de Pontejos) en 1610, donde sigue actualmente. Su dueño, Juan Posada, la abrió como un negocio familiar que se mantuvo hasta dos siglos después en que pasó a manos de los hermanos Espino, quienes ampliaron la posada con la construcción de un edificio anexo esquina a la calle de Postas. En 1892, el edificio antiguo fue coronado con un templete para un reloj para mejorar su estética y para conmemorar el IV Centenario del Descubrimiento.

La posada tenía 150 habitaciones, las más lujosas con balcones a la calle y sin ventanas las más modestas, cuya única ventilación se conseguía abriendo la puerta al pasillo. La más curiosa y misteriosa era la número 126, que tenía en la parte superior de una de las paredes una pequeña puerta que, aunque a simple vista pareciera una alacena, escondía una estrecha escalera -por la que había que subir agachado- que conducía a un pequeño cuarto en el piso superior.

Cuando la última dueña murió, cedió el edificio a una comunidad religiosa y ésta, a su vez, lo vendió a la relojería Girod, que sólo reformó un ala del primer piso, destinándola a sus talleres. La posada del Peine permaneció muchos años cerrada y abandonada y, en 2004 fue adquirida por la cadena de hoteles Hight Tech que la ha reformado y rehabilitado e inaugurado un año más tarde con el nombre de Petit Palace Posada del Peine. De las 150 habitaciones iniciales han quedado 71 acondicionadas con las más modernas tecnologías. Había un dicho popular que decía «para amantes peinados que así se quiera, / el mesón que les toca es el del Peine».

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISTERIOSA CAPILLA DE LA MONCLOA

Hace casi tres años que empecé, de manera casual, la investigación sobre Parisiana, un club-casino muy de moda desde que se inauguró en 1907, en terrenos de la Moncloa y que, en 1924 fue cedido al Instituto del Cáncer. Todo se remonta a raíz de leer varios tuits -en el verano de 2014- de unas personas del AECID (antiguo Instituto de Cultura Hispánica), a las que no conocía personalmente, y que comentaban el devenir de Parisiana. A los pocos días me reuní con ellas en la biblioteca de la propia sede, acompañada de un montón de fotografías y planos antiguos que había imprimido y repartí para poder hablar del tema. ¡Gracias, Estíbaliz y Charo -entre otras personas- por meterme el gusanillo por Parisiana!
Ellas, en sus artículos “La Parisiana”  https://biblioaecidmadrid.wordpress.com/2015/05/12/la-parisiana/  y“Buscando Parisiana encontramos a Mayrit” https://biblioaecidmadrid.wordpress.com/2015/08/17/buscando-parisiana-encontramos-a-mayrit/ fueron el inicio de la investigación y de mis desv…

LAS SIETE CALLES COMERCIALES MÁS TRANSITADAS DE MADRID

De las diez calles comerciales más transitadas de Madrid, siete están en Madrid y las otras tresen Barcelona. 

¿Cuál de las siete es la número 1 de Madrid? La solución está en el ABC de hoy

http://www.abc.es/local-madrid/20130423/abci-arenal-tramo-comercial-transitado-201304222054.html

Besos y abrazos y ¡feliz Día del Libro!

Las misteriosas estatuas del paseo del Prado

El artículo es un poco largo y sin apenas fotos, pero merece la pena