Ir al contenido principal

UN PERRO MUY POPULAR


Paco era un perro de raza indefinida, de color negro y áspero, que se hizo famoso entre 1881 y 1882. 

Entró por primera vez en el Café Fornos cayéndole en gracia al marqués de Bogaraya quien le puso el nombre de Paco. 

Por las noches dormía en las cocheras situadas entonces en la calle Fuencarral. 

El perro se hizo querer por todos por su simpatía, colándose en cafés, teatros y restaurantes, siendo siempre bien recibido. 

Pero el día 21 de junio de 1882 fue un día trágico para el perro y para los madrileños, pues tuvo la ocurrencia de asistir a los toros, y no conformándose con mirar desde la barrera, quiso participar, lanzándose al ruedo antes de que el torero matase al toro. El diestro trató de apartarle con la espada y sin querer, le hirió gravemente. A pesar de que Paco fue atendido por dos buenos veterinarios, murió a consecuencia de la herida. Sus conocidos se interesaron por el estado de Paco, llegando a darse partes sobre su evolución. Su muerte fue muy sentida entre aquellos que le conocían y comentadísima en la prensa durante varios días. 

Se dice que hasta el mismísimo Alfonso XIII envió su sincero pésame al marqués. 

Paco fue disecado y expuesto en un pequeño museo taurino que hubo en la calle Alcalá esquina a la de la Fuente del Berro. 

Cuando el museo, que estaba presidido por un retrato de este famoso perro, cerró en 1889, su dueño decidió entonces enterrar a Paco en el Retiro. 

Paco fue un perro callejero que formó parte de la vida madrileña del último cuarto del siglo XIX.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII