Ir al contenido principal

UN PASEO POR LA CASTELLANA


El paseo de la Castellana a finales del siglo XIX y comienzos del XX, era un tranquilo paseo con árboles y palacetes a ambos lados. 

Lamentablemente, estos palacetes han ido sucumbiendo ante la política especulativa del terreno dando paso a los grandes edificios característicos del último tercio del siglo XX. 

Pero, soñemos por unos momentos y paseemos tranquilamente bajo la sombra de los numerosos árboles: el palacio de Montellano (antes La Unión y el Fénix Español y, en la actualidad, Seguros Mutua Madrileña), el del marqués de Medinaceli (hoy Edificio Colón), Motrico (La Caixa), marqués de Larios (Hotel Villamagna), Argüelles (Embajada Americana), duque de Arión (Banco Español de Crédito), marqués de Mudela (Bankinter), condes de San Bernardo (Edificio Pirámide), duque de Aliaga (Hotel Intercontinental), conde de Romanones (donde la escultura de La Sirena varada), duque de Santa Elena (Embajada de Alemania)... Hoy quedan en pie entre otros los palacios de Linares, hoy Casa de América (plaza de Cibeles), el del marqués de Salamanca (sede antes del Banco Hipotecario y hoy del BBVA), Alcalá Galiano (Ministerio del Interior), Buenavista (Cuartel General del Ejército), marqués de Fontalba (Fiscalía del Estado), marqués de Villamejor (Ministerio de Administraciones Públicas), duques de Híjar (Embajada de Portugal), palacete de Edmundo Alcock (Castellana 45)...  que nos dan una ligera idea de lo que fue este bello paseo hace un tiempo.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.

Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

ASILO DE SANTA CRISTINA X

¿Por qué el edificio del Teatro Real tiene forma de ataúd?

El Teatro Real se construyó en el solar del antiguo teatro de los Caños del Peral que fue derribado por su mal estado en 1817. Un año más tarde, comenzó la construcción del nuevo teatro que se prolongó a lo largo de más de treinta años, siendo inaugurado en 1850 por la reina Isabel II. La planta del teatro resultó muy forzada por el solar que ocupaba, lo que había obligado al arquitecto Antonio López Aguado a articular la sala y el escenario de tal manera que quedaron muchos espacios vacíos así como un difícil tránsito a través de las alas y de las cajas de escaleras. Como la entrada por la plaza era de uso exclusivo para la familia real, y el público entraba por la fachada posterior en la plaza de Isabel II, los espectadores se veían obligados a recorrer interminables pasillos y escaleras. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico señaló que «este edificio [el teatro] tiene la planta mas ingrata que para un edificio de esta clase ha podido elegirse». En cualquier callejero de Madrid…

ASILO DE SANTA CRISTINA VIII