miércoles, 5 de septiembre de 2012

EL EQUILIBRIO DE UN CABALLO


¿Se han fijado en el buen equilibrio que mantiene el caballo de Felipe IV? 

Me refiero por supuesto al monumento situado en la plaza de Oriente. Si no es por Galileo, el caballo seguramente estaría parado sobre la cuatro patas, o como mucho, tendría una pata levantada. 

Los diseñadores españoles no sabían cómo lograr que el caballo mantuviera el equilibrio sobre las patas traseras. Por ello, recurrieron a Galileo, quien propuso que la parte delantera se hiciera hueca y la trasera maciza, consiguiendo así que el caballo realizara semejante corbeta, tal como lo vemos hoy.

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada