domingo, 9 de septiembre de 2012

BREVE HISTORIA DE UN RESTO DE MURALLA


Madrid, para desconocimiento de muchos, fue una ciudad amurallada. 

A lo largo de los últimos siglos, ha habido un escaso interés por conservar los pocos restos existentes de una muralla que data de tiempos de los árabes, muchos de los cuales, fueron utilizados para nuevas construcciones, entre ellas la capilla de San Isidro. 

Del tramo de muralla visible que hay en la cuesta de la Vega, construida alrededor del siglo IX, le faltan unos cuantos trozos, debido a la construcción de un garaje en el número 12 de la calle Bailén. 

Para empezar, cuando comenzaron las obras del mismo se derribó parte de la muralla, pero para colmo, a la entrada de las obras apareció un cartel que decía: «cascotes gratis» refiriéndose nada menos que a los trozos de pedernal de la muralla. 

En la actualidad se ha rescatado la reliquia, único vestigio árabe visitable, y se ha ajardinado el contorno de la muralla frente a la cuesta de la Vega. 

Además, han sido colocadas unas pasarelas metálicas sobre la muralla que facilitan la visión del superior de la misma y de los cimientos de las casas que había adosadas.

 Los jardines han sido bautizados con el nombre de Mohamed I, considerado como el fundador de Madrid. * (Ver Murallas).

Del libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid”, Isabel Gea.
Ediciones La Librería. 10ª edición. 6,50€.
http://www.edicioneslalibreria.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario