miércoles, 27 de julio de 2016

FERIA DE LIBROS DE LA CUESTA DE MOYANO



«En la calle de Claudio Moyano se instaló en 1925 la feria permanente de libros antiguos y usados. Las casetas -de quince metros cuadrados- fueron diseñadas por el arquitecto Luis Bellido. Las primeras casetas carecían de luz eléctrica, motivo por el cual cerraban al anochecer, tampoco tenían calefacción y no podían ser subarrendadas, tal como fijó el reglamento municipal.

»En agosto de 1986 las primitivas casetas fueron derribadas y levantadas unas nuevas con mayores comodidades y luz incluida. Las nuevas casetas se construyeron imitando el aspecto externo de las antiguas, de tal forma que no se notó la diferencia entre las primitivas y las nuevas. Sin embargo, así como las antiguas casetas eran todas de madera, las nuevas son de madera en su fachada —imitando a las antiguas— y ladrillo en su parte trasera. Del derribo de las casetas se salvaron dos, una de las cuales se conserva en el Museo Municipal como recuerdo y la otra fue subastada».[1]

Hace unos días, a través de tuiter, me he enterado de la existencia de Territorio Moyano http://territoriomoyano.org una web de los libreros de la “cuesta bibliófila madrileña”. Se trata de una iniciativa interesante que busca revitalizar la Cuesta de Moyano. Para lectores y escritores, la Cuesta de Moyano es un lugar que no debiera desaparecer nunca. El sitio perfecto para pasear cómodamente cuesta abajo, mirando los libros de las casetas y sus mesas auxiliares, preguntando por un título determinado y comprando aquel que se buscaba desde hacía tiempo o  el que le ha llamado la atención en ese momento.

Hoy la Cuesta de Moyano se ha modernizado, está en internet y en la redes sociales, lo que facilita la compra de algún libro a través de correo electrónico y acercarse luego a la “cuesta” a recogerlo, y, de paso, charlar con el librero. Yo he comprado algunos libros por este sistema pero eso no quita para que vaya por allí de vez en cuando. Ir a la “Cuesta de Moyano” es volver a casa con un libro o dos, fijo.

Como lectora, antes que escritora, me da mucha pena ver cómo el libro de papel está agonizando lentamente y sin solución. La crisis se cebó en el sector editorial, cerraron muchas librerías en toda España y desaparecieron editoriales. La llegada del libro electrónico se presagió como el fin del libro impreso. Sin embargo, si el descenso de ventas del libro tradicional en la actualidad no se corresponde con un aumento libros electrónicos vendidos, es que algo falla.

Y eso que falla se llama nomofobia, es decir, la incapacidad de vivir sin el móvil. Según las últimas estadísticas, cada persona mira su móvil un promedio de 150 veces al día (yo debo ser de las pocas personas que aún sigue usando un Nokia que, por cierto, va a cumplir 11 años en octubre y solo lo enciendo cuando salgo de casa). La gente invierte su tiempo libre en hacerse autofotos compulsivamente (me niego a llamarlas selfies) y subirlas de inmediato a las redes sociales al tiempo que se envían guasaps frenéticamente a diestro y siniestro. Estamos en la cultura de los 140 caracteres, los guasaps y las autofotos. El tiempo que antes se invertía leyendo reposadamente un libro se destina ahora al móvil. Y la adicción que está creando el Pokémon Go es solo el comienzo de muchas más novedades, todas relacionadas con el móvil, que irán llegando.

Soy pesimista y lamento decirlo, al libro tradicional le quedan dos telediarios, como se suele decir coloquialmente. Ni siquiera me queda el consuelo de pensar que el ebook sea el futuro. Editoriales y librerías venden cada vez menos libros. Se trata de un hábito -el de la lectura- que ha sido arrollado salvajemente por el móvil y sus miles de aplicaciones. No se venden libros porque la gente no tiene


[1] Diccionario enciclopédico de Madrid. Isabel Gea.




miércoles, 6 de julio de 2016

Guia visual del Madrid desaparecido: Convento de Agustinos Recoletos


Notas 21 - Al quedar viudo ingresó en el convento y, su hijo, fray Lorenzo de San Nicolás, arquitecto igualmente, también vivió en él.

Los arquitectos religiosos

 

   El santanderino carmelita fray Alberto de la Madrid de Dios (1575-1635) está considerado el introductor de las primeras formas barrocas de Castilla, realizo la fachada del convento de la Encarnación, atribuida, hasta hace poco, a Juan Gómez de Mora.
   Fray Lorenzo de San Nicolás (Madrid, 1593-1679), era hijo del arquitecto Juan Martin (luego fray Juan de Nuestra Señora de la O). A los 16 años, por deseo de su padre, ingresó en la orden de los agustinos al tiempo que estudiaba arquitectura con un maestro de obras. Escribió el tratado titulado Arte y uso de la Arquitectura, manual de referencia para arquitectos eclesiásticos. Entre sus obras madrileñas, se cuentan la cúpula de la iglesia de San Martín, la Iglesia de San Placido y la reconstrucción de la iglesia de los Jerónimos.
   El hermano Francisco Bautista (1594-1679) llego de su Murcia natal con dieciséis años para ingresar como novicio en la Compañía de Jesús donde estudio teología y arquitectura y se hizo cargo de las obras del Colegio Imperial. De él también son El noviciado, el convento de San Basilio, la capilla de los Dolores de la Venerable Orden Tercer y la Basílica de San Francisco el Grande

viernes, 6 de mayo de 2016

Índice Madrid histórico nº 63



Ya tenéis en todos los kioscos -y en vuestras casas los que estéis suscritos- el número 63 de la revista Madrid histórico. En ella se estrena nuestro compañero bloguero Descubriendo Mayrit ¡bienvenido al gremio! :)




El frontón de la Biblioteca Nacional. Madrid, 1892-1903, Eduardo Valero
Entrevista a Eulalia Iglesias, directora de la Biblioteca Regional de Madrid
El Madrid de las mil caras. Sara Medialdea
Sanatorio Villa Luz, C/ General Oraá, 45. Isabel Gea
Madrid y la vid. Alfonso V. Carrascosa
Los Vargas y su capilla de San Isidro «La Cuadra». Juan V. Jiménez-Calvo
La quinta del Sordo en 1828. Carlos Teixidor Cadenas
La arqueología de las Pinturas Negras: redescubriendo la Quinta del Sordo. Susana de Luis Mariño
Laurent y la luz eléctrica iluminan las Pinturas negras. Raquel Esteban Vega
Gran Vía, 32. De Madrid-París a Primark pasando por el cine Imperial. David Miguel Sánchez Fernández
Servicios públicos en el Madrid de los Austrias (II) Los viajes de agua. Almudena Torrego Casado
Descubriendo Mayrit Rutas por la Villa y Corte. Carlos J. Moreta
La inauguración del Teatro Reina Victoria. Juan López Benito
Novedad de Temporae: Madrid y su río. La ribera del Manzanares. Félix Rego. 324 p. 14,90 €
Leyendas de Madrid: El sótano del hospital de San Carlos de Aranjuez. Miguel Moltó
Nuevo libro de José Ignacio Pozuelo González: Historia del abastecimiento de agua en Madrid hasta 1868. Ediciones Letraclara. 182 p. 22,90 €

Novedades de Ediciones La Librería:
Paseos por el Madrid de los Austrias. Luis Fernández. 496 p. 15,95 €
Tierra de Carpetanos. Diego Salvador Conejo. 352 p. 15,50 €
Orígenes de Madrid. Nuria Ferrer García. 256 p. 16,90 €
El parterre del Buen Retiro, antes jardín ochavado. Pedro López Carcelén



lunes, 18 de abril de 2016

LA LIBRERÍA REGALA DOS LIBRITOS POR SU 30 ANIVERSARIO





¡Por fin puedo decirlo! La Librería celebra sus 30 años de andadura desde que abrió en 1986 y por eso quiere celebrarlo con todos sus lectores con dos libritos de regalo, uno de ellos, mío: diseño, dibujos y textos. Se me ocurrió un día y sin decirle nada a Miguel Tébar, me puse a ello. Primero los dibujos (menudo vicio he cogido con el Adobe Illustrator, gracias a mi profesor René Guzmán), y luego los textos. Quise que fuera un breve repaso de acontecimientos ocurridos en Madrid en estos 30 años. Cuando lo terminé, se lo llevé y le dije “a ver qué te parece para conmemorar el 30 aniversario de La Librería”. Y desde hoy, ya lo tenéis en La Librería junto con otro, librito de fotografías.

Cuando yo empecé no había casi nadie interesado por Madrid, éramos cuatro gatos, y nunca mejor dicho. Ahora somos una comunidad de gat@s enorme que nos encanta Madrid. Y digo como el rey saliente “me llena de orgullo y satisfacción” haber iniciado a una generación (en el tema madrileño). Y animo a todos los fans, escritores, ilustradores, fotógrafos y blogueros de mi/nuestro Madrid del alma a seguir investigando porque... ¡Madrid, es mucho Madrid. Madrid se lo merece!

Ahora creo que ya puedo decir como los toreros, “me corto la coleta”, y dejo paso a las nuevas generaciones que vienen pisando muy fuerte.

¡Espero que os guste mi último libro tanto como los demás!


Besos y abrazos